La DGT realizó durante los días del 26 de febrero al 4 de marzo de 2018 una campaña llamada Tispol Trucks-bus que consistía en realizar una vigilancia del transporte de mercancías y de personas en carreteras para comprobar si sus conductores daban positivo en las pruebas de alcohol y drogas.

El resultado ha sido sorprendente. Se han controlado un total de 11.182 vehículos destinados a este transporte de los cuales 2.990 han sido denunciados por los Agentes de la Guardia Civil de Tráfico por incumplir algún precepto de la norma y otros 24 camiones fueron inmovilizados por otros motivos.

El consumo de drogas en conductores es superior al de alcohol. La DGT ha comprobado que en una sola semana, 16 conductores de camiones y 3 conductores de autobuses dieron positivos de drogas. Los positivos en alcohol fueron 8.

Entre los casos más graves de esta campaña fue el de un conductor de un camión de 40 toneladas que dio positivo en cocaína. Además los agentes comprobaron que también se habían cometido una serie de infracciones en las normas administrativas en relación a los tiempos de conducción y descanso y manipulación del tacógrafo digital.

En la región de Murcia los Agentes de Tráfico de la DGT también interceptaron a otros tres conductores profesionales que superaban más de cuatro veces la tasa de alcoholemia permitida para conductores profesionales (no superior en sangre al 0,3 g/l, o de alcohol por aire espirado superior a 0,15 miligramos por litro, dependiendo del vehículo que se conduzca, artículo 20 del Reglamento General de Circulación), uno de ellos, incluso, dio positivo en cocaína y cannabis.

Las denuncias por exceso de horas de conducción y las relacionadas con el tacógrafo han sido las más numerosas. Los Agentes de Tráfico han llegado a tramitar 550 denuncias por excesos de horas de conducción (533 a camiones y 17 a buses)  y  365 por cuestiones relacionadas con el tacógrafo (320 camiones y 45 autobuses). Un exceso en el tiempo de conducción puede generar fatiga y distracciones, aumentando el riesgo de sufrir o provocar un accidente. Las denuncias por deficiencias técnicas del vehículo, exceso de peso y mala estiba ascendieron a 535, de los cuales 36 fueron en autobuses y el resto de camiones. Sobre la documentación relativa al vehículo y al conductor los agentes comprobaron que 839 conductores profesionales (687 camiones y 152 autobuses) presentaban irregularidades administrativas. En lo que respecta al cinturón de seguridad, pilar básico de la seguridad vial, 66 personas han sido denunciadas por no hacer uso de dicho dispositivo de seguridad y otros 42 por exceso de velocidad.

Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información