El 15 de junio entró en vigor la nueva regulación de la Unión Europea sobre el tacógrafo digital inteligente, estableciendo que a partir de esta fecha todos los vehículos de transporte, camiones y autobuses, deben llevar instalado el nuevo aparato de control.
 
Se ha concedido un plazo de 15 años para que las empresas puedan instalar los nuevos modelos de tacógrafos en sus vehículos, aun así, se prevé que todos los vehículos que realicen transporte internacional lleven instalado el nuevo tacógrafo entre 2022 y 2024.
 
Algunas de las novedades introducidas por el nuevo sistema de control son las siguientes: el registro de la posición geográfica del vehículo mediante señal GPS en cada inicio y fin de jornada, y también durante cada tres horas de conducción acumuladas; el ajuste automático de hora del tacógrafo aprovechando las señales GPS; el control remoto que podrán realizar los agentes encargados de la inspección en carretera; entre otras.
 
En lo referente al control que puedan ejercer los agentes en carretera, se prevé que la medida sea efectiva a largo plazo, pudiendo los Estados Miembros de la Unión Europea establecer el plazo que consideren conveniente. Los datos a los que podrán tener acceso los agentes hasta una distancia de 200 metros son los relativos a fallos del sensor, conducción sin tarjeta o inserción mientras se está conduciendo, error en los datos de movimiento, matrícula del vehículo y velocidad registrada.     
 
Las tarjetas de conductor y de empresa utilizadas hasta la fecha son completamente compatibles con el nuevo tacógrafo digital inteligente. No obstante, las empresas que las soliciten, podrán disponer de las tarjetas emitidas para el nuevo tacógrafo, especialmente las tarjetas de taller, correspondientes a talleres homologados para la instalación de aparatos, que deberá ser substituidas por las actuales.
Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información
Configuración cookies