A partir del 01 de julio de 2019, la DGT plantea modificaciones en el Reglamento General de Conductores, conocido hasta el momento.
El cambio se basará en la mejora de la formación de los futuros conductores cuyo objetivo es evitar que muchos alumnos consigan el carnet de conducir a través de cursos online o por su cuenta en casa. El procedimiento será más estricto, exclusivo y completo, donde obligatoriamente tendrán que obtener un mínimo de 8 horas de formación teórica presencial.
Entre los cambios, se contempla, en el examen teórico: cuestiones como distracciones, factor riesgo en carretera, la importancia de los sistemas de seguridad y su correcto uso, el móvil al volante, aportarán testimonios de víctimas de accidentes de tráfico, recursos audiovisuales con preguntas a contestar, reduciendo el margen de error al 10%.
En el examen práctico: se establece un mínimo de cinco clases a realizar por el alumno, si no es superado el primer examen, aguardará quince días y lo podrá intentar de nuevo, y de forma sucesiva cada vez que el alumno tenga que volver a examinarse.
Con ello, no solo se intentará conseguir una mayor formación del alumno, sino que, también, aumentará el precio del carnet de conducir al impartirse una formación más exigente, por lo que, la mayoría de las autoescuelas, han de adaptarse a esta reforma si imparten la formación online.
Fuente: EL PAÍS.
Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información
Configuración cookies