Desde el Ministerio de Fomento, indican que el 30/11/2018, decaerá la concesión de la AP-1, autopista de peaje que discurre entre Burgos y Armiñón.
Serán quitadas las casetas de cobro e intentarán encontrar a una empresa encargada de las tareas de mantenimiento de esta vía. El afectado de la concesión del servicio será el Grupo Itínere.
Las concesionarias parecen preocupadas por sus negocios en España y dudan sobre si los presupuestos generales del Estado podrán hacer frente al coste total que supondrá mantener todas las vías de alta ocupación.
Por el momento, las autopistas de pago en las que se cumpla la concesión vigente, los peajes serán abiertos.
Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información
Configuración cookies