El pasado 20 de mayo se adoptó el Reglamento UE por el que se establecen medidas específicas y temporales, como consecuencia de la pandemia de COVID-19, relativas a la validez de determinados certificados, licencias y autorizaciones y al aplazamiento de determinados controles. El Reglamento aun no ha sido publicado, se prevé que se publique la próxima semana, hasta su publicación no entra en vigor.

Muchos transportistas no han podido llevar a cabo las formalidades o procedimientos necesarios para cumplir determinadas disposiciones del Derecho de la Unión relativas a la renovación o prórroga de certificados, permisos, licencias o autorizaciones, o para realizar otros trámites necesarios para mantener su validez. Por las mismas razones, es posible que las autoridades competentes de los Estados miembros no puedan cumplir las obligaciones establecidas por el Derecho de la Unión ni garantizar que las solicitudes pertinentes introducidas por los transportistas se tramiten antes de que venzan los plazos aplicables. Por lo tanto, se han adoptado medidas para poner remedio a estos problemas y para garantizar la seguridad jurídica.

Dadas las diferencias en la propagación de la pandemia en toda Europa, algunos Estados miembros pueden continuar entregando licencias o certificados específicos, mientras que a otros les resulta difícil o imposible hacerlo. Sin embargo, incluso si un país continúa emitiendo licencias por sí mismo, deberá aceptar las licencias originadas en otro Estado miembro que haya utilizado la posibilidad de extender su validez. Esto ayudará a garantizar el buen funcionamiento del mercado interior y la continuación de las actividades transfronterizas.

Todos los Estados Miembros deben aplicar las prórrogas establecidas para las tarjetas CAP, certificados de conductores de terceros países y licencias comunitarias. En cambio, cada Estado tiene la libertad para prorrogar o no la validez los carnés de conducir, la ITV y la revisión del tacógrafo. Sin embargo, en el transporte internacional, tienen que respetarse las prórrogas establecidas en el Reglamento.

Medidas adoptadas:
 
  • Certificado de aptitud profesional (CAP)
Los certificados CAP que hubieran caducado o caduquen entre el 1 de febrero y el 31 de agosto, se prorrogará su validez durante siete meses a partir de su fecha de caducidad, a fin de garantizar la continuidad del transporte por carretera. 

Sin perjuicio de las actividades transfronterizas, las medidas que los Estados miembros hayan adoptado de conformidad con las disposiciones de las Directivas 2003/59/CE y 2006/126/CE durante el período comprendido entre el 1 de febrero de 2020 y la entrada en vigor el presente Reglamento, seguirán siendo válidas.
 
  • Permisos de conducción
 Los permisos de conducción que hayan caducado o caduquen entre el 1 de marzo de 2020 y el 31 de agosto de 2020, se prorrogará su vigencia siete meses a partir de su fecha de expiración, a fin de garantizar la continuidad de la movilidad por carretera.

Cada Estado miembro podrá decidir aplicar o no esta medida, previa notificación a la Comisión, y no podrá obstaculizar actividades transfronterizas de ningún operador económico que se haya acogido a las medias establecidas.
 
  • Inspecciones periódicas de tacógrafo
Las inspecciones que deberían haberse realizado entre el 1 de marzo de 2020 y el 31 de agosto de 2020 deben realizarse, ahora, a más tardar seis meses después de la fecha en la que hubieran tenido que llevarse a cabo.
 
  • Renovación y sustitución tarjeta de conductor
Se concede a las autoridades competentes de los Estados miembros tiempo adicional para ello. Cuando un conductor solicite la renovación de la tarjeta de conductor, entre el 1 de marzo y el 31 de agosto de 2020, las autoridades deberán expedir una nueva tarjeta en el plazo máximo de 2 meses, siempre que el conductor haya solicitado la renovación de la misma en el tiempo previsto.  En estos casos, los conductores deben imprimir ticket al inicio y al final de la jornada, y este deberá estar firmado.
 
  • Inspecciones técnicas periódicas de los vehículos de motor y de sus remolques
Las inspecciones técnicas periódicas que deberían haberse realizado entre el 1 de febrero y el 31 de agosto de 2020 deben realizarse, ahora, en una fecha posterior, a más tardar siete meses después del plazo inicial, y los certificados correspondientes deben seguir siendo válidos hasta dicha fecha posterior.

En lo referente a inspecciones periódicas de tacógrafo, renovación de tarjetas de conductor e inspección técnica de vehículos, cada Estado miembro podrá decidir aplicar o no esta medida, previa notificación a la Comisión, y no podrá obstaculizar actividades transfronterizas de ningún operador económico que se haya acogido a las medias establecidas.
 
  • Condiciones que han de cumplirse para el ejercicio de la profesión de transportista por carretera.
​​​​​​​El brote de COVID-19 y la consiguiente crisis de salud pública están teniendo graves repercusiones en la situación financiera del sector y algunas empresas de transporte ya no cumplen el requisito de capacidad financiera. Habida cuenta del reducido nivel de actividad ocasionado por la crisis de salud pública, se prevé que las empresas tarden más tiempo del habitual en demostrar que el requisito de capacidad financiera se cumple de nuevo con carácter permanente.

Por lo tanto, procede ampliar de seis a doce meses el plazo máximo establecido para esos fines en el artículo 13, apartado 1, letra c), del Reglamento (CE) n.º 1071/2009, por lo que respecta a aquellas evaluaciones de la capacidad financiera de las empresas de transporte que abarquen total o parcialmente el período comprendido entre el 1 de marzo de 2020 y el 30 de septiembre de 2020. Cuando ya se haya constatado ese incumplimiento y el plazo fijado por la autoridad competente no haya expirado aún, dicha autoridad competente debe poder ampliar el plazo hasta doce meses en total.
 
  • Licencia comunitaria
​​​​​​​El transporte internacional de mercancías por carretera y el transporte internacional de viajeros en autocar y autobús están supeditados, entre otras cosas, a la posesión de una licencia comunitaria y, en el caso de los conductores que sean nacionales de terceros países y que realicen operaciones de transporte de mercancías, a la posesión de un certificado de conductor.

La prestación de servicios regulares en autobús o autocar también está sujeta a autorización.

Tales licencias, certificados y autorizaciones pueden renovarse tras verificarse que se siguen cumpliendo las condiciones pertinentes. Debido a las dificultades para renovar las licencias y certificados como consecuencia de las circunstancias extraordinarias causadas por el brote de COVID-19, que hubieran caducado o caduquen entre 1 marzo y 31 de agosto de 2020 es necesario prorrogar su validez durante los seis meses posteriores a la fecha de caducidad, a fin de garantizar la continuidad del transporte por carretera.
​​​​​​​

 
Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información
Configuración cookies